Consejos a tener en cuenta para comprar un jamón ibérico

Comprar un jamón ibérico no es una cuestión difícil si cuentas con un profesional de confianza que se asesore en tu elección. En Montesierra, todo nuestro equipo te ayuda y asesora para que te lleves el producto que mejor se adapte a tus gustos y necesidades, pero aún así, te damos algunos consejos básicos que debes tener en cuenta a la hora de comprar tu jamón o paleta ibérica.

Tipos de jamón según su calidad 

En primer lugar, a la hora de seleccionar una pieza deberemos fijarnos en su etiqueta de identificación de colores y que identifica cada tipo de animal. Esto supone saber qué tipo de jamón estamos comprando según la calidad del animal del que procede. Para una información completa sobre la procedencia de nuestros jamones, puedes hacer clic aquí.

Hay cuatro tipos de bridas para los diferentes jamones ibéricos según la Norma del Ibérico:

– Negro, para los de bellota 100% ibéricos
– Rojo, para los de bellota ibéricos
– Verde, para los de cebo de campo ibéricos
– Blanco, para los de cebo ibéricos

Jamón Ibérico Cebo de Campo Montesierra

¿Jamón ibérico o paleta ibérica?

A la hora de comprar jamón ibérico de las patas traseras o delanteras no te fijes en el precio, sino en su sabor. Aunque por lo general los jamones ibéricos suelen tener más peso que las paletas ibéricas, y por ello también son más caros, debes tener en cuenta el sabor que estás buscando. Por ello, a la hora de comprar, si quieres un gusto más intenso, entonces compra una paletilla y, si quieres un sabor más suave, una pata. Esto se debe a que la paleta tiene una mayor proporción de grasa además de un menor tiempo de curación, por lo que su sabor tiene matices distintos al del jamón.

Jamón Ibérico 100% Bellota Martín Hierro

Tener en cuenta el aspecto exterior del jamón ibérico o la paleta

En general, el aspecto exterior del producto es importante porque nos da algunas pistas. por ejemplo, la pieza debe ser homogénea y la piel debe estar arrugada, lo que indica que la curación es la correcta. Debemos evitar golpes en la pieza o hendiduras para ver que no está demasiado seca o demasiado curada.

Además, otra pista para seleccionar un buen jamón ibérico es hundir el dedo en la grasa, de forma que si se hunde fácilmente estamos ante un jamón bien curado y de buena calidad. Por último, el color de la grasa también nos da pistas. Por ejemplo, la grasa de un jamón debe ser dorada por fuera, lo que nos indica que tiene una curación óptima. El color dorado en la grasa del Jamón Ibérico de Bellota es un signo de maduración lenta y tradicional.

 

 

 

Posted in Productos.